Tipos de contaminación

Se le llama contaminación a la impregnación del aire, agua o suelo con productos que pueden afectar la salud de los seres vivos, la calidad de vida de una población y que impiden el funcionamiento natural de un ecosistema.

Esto son los diferentes tipos de contaminación que hay:

CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA: Es la contaminación de la atmósfera debido a residuos gaseosos, líquidos o sólidos provenientes tanto de empresas como de personas. Esta es la contaminación más común y que puede poner en riesgo la vida no solo de plantas y animales sino también de los seres humanos. Cada año, los países industriales generan miles de millones de toneladas de contaminantes. Los contaminantes atmosféricos más frecuentes y más ampliamente dispersos son el monóxido de carbono, el dióxido de azufre, los óxidos de nitrógeno, el ozono y el dióxido de carbono o las partículas en suspensión.
Una de las principales causas de la contaminación atmosférica es la llamada huella de carbono que es la cantidad de CO2 liberada al medio ambiente tanto por empresas durante sus procesos de producción como por personas comunes; ya que no solo al fabricar un refrigerador, por ejemplo, se libera CO2, sino también al utilizar un automóvil, al viajar en avión, e incluso en actividades tan simples y tan aparentemente seguras como utilizar un spray para el cabello se está liberando CO2 que destruye la capa de ozono que protege a la tierra de los rayos UV y que además, al lado de otros factores, ayuda a mantener un equilibrio climático. De ahí que una de las acciones que muchas organizaciones defensoras del medio ambiente consideran urgente es la de reducir nuestra huella de carbono con acciones tan simples como dejar de utilizar productos en aerosol, utilizar menos el aire acondicionado o utilizar menos el automóvil.
CONTAMINACIÓN DEL AGUA: La contaminación del agua ocurre cuando se descargan a los mantos freáticos materias tóxicas como microorganismos, productos químicos, residuos industriales o aguas residuales. Todas estas materias atentan contra la calidad del agua convirtiéndola en inútil para el consumo humano.
Debido al contacto del agua potable con compuestos como los nitratos (sales de ácido nítrico), estos pueden ocasionar enfermedades que pueden resultar mortales. Entre los mayores contaminadores del agua potable se encuentra el sector industrial con sus desechos industriales que son vertidos de forma indiscriminada en muchos ríos y arroyos del mundo y estos desechos pueden contener elementos como el cadmio, mercurio, arsénico y plomo. Estos elementos pueden llegar al agua utilizada para riego y contaminar las cosechas para consumo humano lo cual puede llegar a resultar mortal a largo plazo, ya que estos elementos guardan una relación estrecha con enfermedades como el cáncer de pulmón y el cáncer de estómago.
CONTAMINACIÓN DEL SUELO: La contaminación del suelo sucede, al igual que en el caso de la del agua, debido a que muchas industrias vierten sus desechos en cualquier terreno y los materiales tóxicos contenidos en estos desechos pueden erosionar la tierra e impedir el crecimiento del cultivo. Otro de los mayores contaminadores del suelo son las empresas mineras que practican la minería a cielo abierto debido a que el agua y los productos que utilizan para separar las rocas quedan en el suelo pero también se esparcen por el aire y pueden filtrarse en los mantos freáticos por lo que tienen la capacidad de llegar a los cultivos y consecuentemente hasta el ser humano. Algunas de las consecuencias de la contaminación del suelo son: pérdida del hábitat natural de algunas especies, erosión del suelo y desertificación.
CONTAMINACIÓN AUDITIVA: Recientemente estudios especializados concluyeron que la exposición prolongada a niveles exagerados de ruido podría traer consecuencias fisiológicas y psicológicas en las personas además de la evidente pérdida de la capacidad auditiva. La causa principal de la contaminación acústica es la actividad humana: el transporte, la construcción de edificios y obras públicas y la industria, entre otras. Los efectos producidos por el ruido pueden ser fisiológicos, como la pérdida de audición o el insomnio, y psicológicos, como la irritabilidad exagerada.
CONTAMINACIÓN RADIOACTIVA: La contaminación radioactiva aunque es muy rara puede llegar a ser mortal cuando es a gran escala como la que ocurrió en Hiroshima y Nagasaki luego de que ambas ciudades fueron bombardeadas por los EE.UU. durante la segunda guerra mundial. De hecho hay muy pocas causas por las que se desarrolla la contaminación radioactiva, entre ellas podemos encontrar las fugas de centrales nucleares, explosión de bombas atómicas, manejo inadecuado de material radioactivo o residuos nucleares y operaciones en minas de metales radioactivos. También puede haber contaminación radioactiva en una escala muy pequeña en productos de la tierra o el mar donde se descarguen aguas contaminadas.
CONTAMINACIÓN TÉRMICA: Se considera contaminación térmica al incremento gradual de temperatura en la atmósfera terrestre ya que la tierra tiene un ciclo térmico natural pero la deforestación indiscriminada, el crecimiento urbano, entre otros factores ocasionan una alteración en el ciclo térmico natural que deviene en calor excesivo y un notorio cambio en las estaciones del año.
CONTAMINACIÓN LUMÍNICA: Aunque no es un problema nuevo solo hasta hace poco se comenzó a considerar contaminación lumínica a la iluminación excesiva provocada por luz artificial proveniente de la mancha urbana ya que este exceso de luz deteriora la calidad de vida de quienes la padecen al no permitirles descansar adecuadamente debido a que por naturaleza el cerebro humano requiere de obscuridad total para descansar. También puede provocar cambios en los hábitos de algunos animales silvestres precisamente por los mismos motivos.
CONTAMINACIÓN VISUAL: Se considera contaminación visual a aquellos elementos no arquitectónicos que trastocan la armonía visual del paisaje ya que además de degradarlo ponen en riesgo la capacidad cognitiva de quien la aprecia debido a que el cerebro humano no puede procesar tanta información tan inconexa como es el caso de la publicidad visual expresada en carteles, pintas, espectaculares, etc. por lo tanto esta sobre estimulación puede provocar alteraciones psicológicas menores pero perceptibles como lo son el cambio repentino de humor después de exponerse a estos anuncios, la dificultad para articular ideas correctamente y la ansiedad momentánea mientras dura el estímulo.
Otra de las consecuencias además de la estética y la psicológica y sociológica es que anualmente este tipo de contaminación, sobre todo durante campañas políticas, genera toneladas de basura que además muchas veces es desarrollada en polímeros y plásticos altamente tóxicos y difícilmente degradables lo que potencia su impacto ambiental real en las ciudades y pueblos modernos.

ESCRIBE UN COMENTARIO