Propiedades del té rojo

Introducción
El té pu-erh también es conocido como té rojo, su nombre proviene de la región de Pu’er de donde proviene. Al contrario de otros tés que suelen tomarse tras su recolección, el proceso de fermentación de esta variedad puede durar de 2 a 60 años en barricas de roble, lo que hace que las hojas tengan un color cobrizo y por lo tanto también la infusión.

Propiedades medicinales del té rojo
– El té rojo se utiliza en el tratamiento y prevención del cáncer ya que tiene un elevado nivel de flavonoides que gracias a su efecto antioxidante previene la formación de tumores cancerosos.
– Sus flavonoides tienen efecto antiespasmódico por lo que es un excelente auxiliar en el tratamiento de retorcijones y cólicos intestinales.
– El té rojo previene además el envejecimiento prematuro ya que sus elevados niveles de antioxidantes impiden la acción de los radicales libres en la piel e incluso en las neuronas.
– También contiene estatina, una sustancia del grupo de las lipoproteínas que tiene la capacidad de inhibir la producción de la enzima responsable de la síntesis del colesterol LDL y HDL en la sangre. Ayuda a combatir la formación de las placas de grasa en las paredes de las arterias. De hecho, esta substancia es empleada en la mayoría de los tratamientos médicos para reducir los altos niveles de colesterol.
– Los componentes del té rojo aumentan la termogénesis por lo que resulta excelente como auxiliar para perder peso ya que reduce los depósitos grasos.
– Estimula el tránsito intestinal y aumenta la diuresis por lo que resulta excelente para depurar el organismo.
– También es un bactericida natural.

Modo de preparación
El té rojo se consume generalmente a manera de infusión, aunque también puede utilizarse en compresas para desinfectar las infecciones leves.

Toxicidad
El té rojo contiene cafeína y teína por lo que el consumo excesivo puede aumentar la presión sanguínea.

ESCRIBE UN COMENTARIO