Propiedades del pepino

Introducción
El pepino es una planta anual que se cosecha cada año del grupo de las cucurbitáceas. El pepino es una planta que está compuesta mayormente por agua pero también contiene proteínas, grasas, hidraos de carbono, sodio, potasio, fósforo, calcio, hierro, vitamina A, ácido ascórbico, tiamina, riboflavina así como una pequeña cantidad de ácido fólico.

Propiedades medicinales del pepino
– Una de las propiedades más reconocidas del pepino es la de diurético, por lo que resulta un alimento más que recomendable en casos de cistitis y nefritis.
– Sus altos niveles de fósforo, magnesio, sodio, hierro y calcio así como su escasez de calorías lo convierten en un excelente aliado en la pérdida de peso.
– Contiene pequeñas cantidades de provotamina A, vitamina E, vitamina B, vitamina B2 y vitamina B3 que intervienen en la producción de glóbulos rojos por lo que es recomendable incluirlo como auxiliar en casos leves de anemia.
– El pepino también mejora la digestión debido a que contiene fibra y además gracias a sus cualidades diuréticas también puede ayudar a purificar el organismo.
– Entre sus componentes se encuentra una substancia llamada erepsina, la cual protege la mucosa gástrica e intestinal. Por lo que resulta un excelente aliado en el tratamiento de gastritis, esofagitis y úlceras estomacales leves.
– Su alto contenido de potasio y magnesio puede resultar muy útil en los tratamientos para curar la presión arterial elevada.
– El pepino también es muy reconocido en todo el mundo como un producto tópico que puede ser empleado directamente sobre la piel para aliviar irritaciones leves, rastros de envejecimiento prematuro, ojeras, bolsas en los párpados, etc. Esto se debe principalmente a las altas dosis de vitamina C y ácido cafeíco que contiene.

Cómo prepararlo
El pepino se puede comer directamente crudo una vez que se le ha retirado la cáscara. Usualmente se utiliza en ensaladas de frutas o vegetales, solo con limón o bien en jugo. También puede ser consumido en conserva (pepinillos) aunque no hay estudios científicos que avalen la preservación de todas sus propiedades cuando están en conserva, además debe tenerse en cuenta que en esta presentación contiene altos niveles de sal, necesarios para deshidratarlos y lograr los efectos de la conserva.

Toxicidad
El pepino consumido en grandes dosis puede resultar indigestible debido a sus altos niveles de celulosa. Además algunas presentaciones de pepino presentan un sabor amargo debido a su alto contenido de un compuesto llamado cucurbitacina C, para quitarle este sabor desagradable se recomienda partir un trozo de 1 cm de la punta del pepino y frotar ambas partes hasta que aparezca una substancia de apariencia viscosa que puede retirarse con agua. Una vez hecho esto el pepino adquiere el sabor neutro que debe caracterizarlo.

ESCRIBE UN COMENTARIO