Propiedades de la miel

Introducción
La miel es una solución muy espesa y extremadamente dulce que es elaborada por las abejas y que sirve como alimento para sus larvas durante el invierno. El proceso de la elaboración de miel comienza con las abejas obreras ingiriendo el néctar de las flores; este néctar llega a un lugar con forma de saco en el cuerpo de la abeja y ahí se transforma en miel. Una vez producida la miel las abejas la almacenan en los panales dentro de sus colmenas para conseguir su maduración. En la naturaleza la miel de abeja además sirve como alimento esencial en la dieta de algunos animales como osos y castores mientras que para los humanos la miel tiene un sinfín de propósitos ya que puede servir como alimento pero también tiene  fines terapéuticos o cosméticos.
Los componentes de la miel de abeja básicamente son la fructosa, la glucosa y el agua, en proporciones variables; pero además contiene varios enzimas y aceites. Su color y sabor varían dependiendo de la maduración de la miel y de la fuente del néctar. Las mieles de color claro son de mejor calidad que las oscuras.

Propiedades medicinales de la miel
– La miel en una infusión con limón resulta un remedio de alta efectividad para combatir los efectos del resfriado común.
– Las proteínas y las calorías contenidas en la miel son de fácil eliminación para el ser humano por lo que funciona como un complemente alimenticio muy efectivo para las personas que se encuentran realizando dieta.
– La miel es un alimento alcalino de fácil asimilación en los procesos digestivos además resulta de gran utilidad para cicatrizar más rápidamente las ulceras de estómago y duodeno por su riqueza en potasio, lo que lo convierte en bactericida.
– También es útil como fuente rápida de energía debido a que es altamente calórica por lo que se recomienda incluirla en dietas de deportistas y personas que deben realizar trabajos físicos de alto impacto.
– También es un cicatrizante y desinfectante muy efectivo gracias a una enzima llamada glucosa oxidasa por lo que se utiliza de manera tópica en la curación y tratamiento de heridas y raspones leves.
– Otro uso tópico que se le da a la miel de abeja es en la cosmetología ya que está confirmado que es ideal para mantener una piel brillante y libre de grasas.

Modo de uso
La miel se puede consumir a cucharadas o utilizase directamente en frutas o verduras, también funciona como endulzante para jugos, infusiones, yogurt, leche, malteadas, etc.
Todas las propiedades de la miel se presentan en toda su plenitud en la miel extra virgen pero debe de considerarse que la mayoría de la miel envasada y distribuida en los supermercados es miel procesada, por lo que algunas cualidades pudieren no estar presentes en estas presentaciones.
Por otro lado lo más recomendable es consumir la miel fría o endulzando productos fríos ya que al calentarse se cristaliza y esto podría ocasionar problemas digestivos o urinarios.

ESCRIBE UN COMENTARIO