Ejercicios de corrección para las imperfecciones del rostro

Un rostro con mucha expresión no es una cualidad, sino algo que puede ser adquirido.

Las mujeres que quieren ser hermosas, en primer lugar, han de aprender a dominarse, dado que también un rostro bonito y cuidado queda desfigurado si continuamente fruncimos el ceño, parpadeamos y hacemos otros movimientos impropios con los músculos faciales.

Ni las mejores cremas, ni la mejor maquilladora pueden eliminar aquellas arrugas que son el resultado de unos tics a los que nos hemos ido habituando.

Las comisuras de los labios que caen, envejecen, e incluso los labios más hermosos carecen de atractivo si se aprietan firmemente con un gesto de mal humor.

Una incorrecta posición de la cabeza hace que los músculos se vuelvan lacios, y en todos estos casos de poco sirven los mejores masajes. Un mal humor continuado, el descontento consigo mismo y con el mundo que nos rodea, la impaciencia y los accesos de ira dañan a la belleza del rostro.

Las arrugas son, junto con la obesidad, son cosas terribles para la mujer. Ante ellas, algunas mujeres renuncian a todo esfuerzo. Otras, ven en ellas la señal de alarma que las hace precipitarse en los institutos de belleza, o a los regímenes súper adelgazantes.

Tampoco para esto existen los milagros, pero una larga disciplina iniciada en seguida y cuidados cotidianos, son buenos preventivos.

Felizmente, al gran mal de las arrugas podemos oponer grandes remedios, muy simples y poco costosos, de los que pueden aprovecharse todas las personas: el automasaje y las máscaras. Toda mujer debería dedicar diez minutos cada día
a cuidar de un modo correcto y regularmente su rostro. Estos cuidados, pero más aún las máscaras de belleza y el automasaje, sorprenden por sus resultados espectaculares.

Aunque parezca un consejo ridículo, es evidente que si se entregan de una manera regular a unos ejercicios de muecas, conservará por más tiempo un rostro joven.

La mejor de estas muecas es la que conserva la línea del cuello y corrige el doble mentón.

La piel y los músculos del rostro se conservan elásticos si hacemos continuamente estos ejercicios de corrección para las imperfecciones del rostro:

1) Abrir la boca, estirar fuertemente los labios lateralmente, y acentuar al mismo tiempo la abertura de la boca.

2) Bostece a gusto; mueva la boca hacia la derecha y hacía la izquierda

3) Infle las mejillas como si fuese un angelito

4) Ría de una oreja a otra. Cierre los ojos

5) Encoja la nariz a la vez que hace muecas.

6) Avance cuanto pueda el labio inferior. Levante la piel de la frente y saque la lengua todo lo posible

7) Levante la piel de la frente. Saque la lengua todo lo que pueda

8) Siéntese muy erguida y avance la mandíbula inferior con movimientos sacudidos. Gire la cabeza tres veces hacia la derecha y tres hacia la izquierda.

9) Siempre la barbilla alta. Los hombros hacia atrás. Mueva la cabeza seis veces hacia atrás con energía; esto fortalece la región de la barbilla.

El andar con la cabeza gacha es la causa principal de la doble barba o papada.

Recuerde estos ejercicios y repítalos por lo menos una vez al día

 

ESCRIBE UN COMENTARIO