Ejemplos de notas de pie de página

Las notas de pie de página constituyen la manera más común de incluir anotaciones al texto. Incluyen información adicional que pueda resultar de interés para el lector y que no se pueda insertar de manera fluida en el texto corriente; por ejemplo:
- Referencias a la fuente, a fuentes adicionales o fuentes divergentes.
- Información que no pertenece a la línea general del argumento pero que puede complementarlo, contrastarlo o mejorar el entendimiento.
Comúnmente la referencia a la fuente se introduce con “Ver…” si la fuente es citada textualmente y con “Comparar…” si la fuente es parafraseada. Una referencia  a fuentes adicionales se introduce con: “Comparar también…” y una referencia a fuentes divergentes con “Contrastar con…”

Ejemplos de notas al pie de página

Fragmento de EL SUICIDIO (Emile Durkheim)
Hay enfermedades cuya cifra anual resulta relativamente constante en una sociedad determinada, a la vez que varía sensiblemente según los pueblos. Tal ocurre con la locura.
Si se tuviera alguna razón para ver en toda muerte voluntaria una manifestación vesánica, el problema que nos hemos planteado estaría resuelto: el suicidio no sería más que una afección individual2. Esta es la tesis sostenida por numerosos alienistas. Según Esquirol, “el suicidio ofrece todos los caracteres de la enajenación de las facultades mentales”3. “El hombre sólo atenta contra su vida cuando está afectado de delirio, y los suicidas son alienados”4. Partiendo de este principio, concluye el autor que el suicidio, siendo voluntario, no deberla ser castigado por la ley. Falret5 y Moreau de Tours se expresan en términos casi idénticos. Es verdad que el último, en el pasaje mismo en que enuncia la doctrina a que presta su adhesión, hace una indicación que basta para suponerla sospechosa.

“¿El suicidio, dice, debe ser mirado en todos los casos como el resultado de una enajenación mental? Sin querer aquí resolver esta difícil cuestión, digamos, en tesis general, que nos inclinamos instintivamente hacia la afirmativa, cuanto más se profundiza en el estudio de la locura, cuando se ha adquirido en ella una mayor experiencia, cuando, en fin, se han visto más alienados”6. En 1845, el doctor Bourdin, en un folleto que desde su aparición produjo algún ruido en el mundo médico, habla sostenido menos mesuradamente la misma opinión.

Esta teoría ha sido defendida de dos maneras distintas. O bien se dice que el suicidio por sí mismo constituye una entidad morbosa sui géneris, una locura; o bien, sin hacer de él una especie distinta, se le considera simplemente como un episodio de una o de varias clases de locura, sin que pueda encontrársele en los sujetos sanos de espíritu. La primera tesis es la de Bourdin; Esquirol, por el contrario, es el representante más autorizado de la otra concepción. “Por lo que precede, dice, se entrevé ya que el suicidio no es para nosotros más que un fenómeno consecutivo a un gran número de causas diversas, que se muestra con caracteres muy distintos; este fenómeno no puede caracterizar una enfermedad. Es por haber hecho del suicidio una enfermedad sui géneris por lo que se han establecido proposiciones generales desmentidos por la experiencia”7.
_______________________

2 En la medida en que la locura es propiamente individual. En realidad, resulta en parte un fenómeno social. Insistiremos sobre este extremo,
3 Maladies mentales, t. I, P. 639.
4 Ibid, t. I, p. 665.
5 Du suicide, etc., p. 137.
6 Du Annales médico-psich, t. VIL, p. 287.
7 Maladies mentales, t. I, p. 528.